aNd thE bEAt gOeS oN…

Publicado: agosto 22, 2013 en Uncategorized

Las calles van recuperando el silencio, entre ese olor a pólvora, sudor y los meados de los 4 guarros a quien les rebanaría a cachitos sus respectivos órganos urinarios, sin discriminación de raza, edad o sexo.  Todavía resuena el eco de los últimos rezagados que se resisten a volver a casa a dormir, y abandonar este pequeño oasis de hedonismos nocturnos y felicidad de alquiler por horas en vasos de plástico. Ahora esta Sodoma y Gomorra a pequeña escala se desplazará hacia otra parte de la ciudad que no es más que una copia barata de les Festes más genuínas; como una tanda de penaltis, que no es lo que uno desearía en sus sueños más gloriosos, pero que puede servir para desempatar cuentas vitales pendientes. La mía la resolveré huyendo la semana que viene, bajo la imperiosa necesidad de irme algo lejos, dejar atrás esta ciudad y su gente, y airear un poco ideas y estados de ánimo. Algo de sopetón, a última hora, al más puro estilo dEsoRdeNado. No puedo más. Llego a estas alturas de año muy colapsado mental y anímicamente, y necesito un reset con urgencia. Respirar aires liberadores, ver, oler, sentir, leer, inventarle nuevos paisajes a mi mirada y ponerle nuevos escenarios y situaciones a mi personaje. Abrir las ventanas para que entre aire fresco, y pegarle unos buenos meneos a las sábanas en el balcón para echar el polvo y olores enquistados. He elegido a Kerouac y a Baricco de acompañantes, y tengo dudas de si escribir a una ex de la que acabé hasta las narices pero que a mi curiosidad eterna no le importaría saber qué es de su vida, si es que todavía está allí. Tendré que convocar una no-reunión de urgencia conmigo mismo para decidir al respecto. Me encanta escuchar jazz en noches así de tranquilas, porqué el jazz es una de esas músicas que se escuchan mejor de noche. Y además me pone en situación para volver a la carretera…

NoS eChAN cOSas eN eL AiRe

Publicado: agosto 20, 2013 en Uncategorized
Nebulosa mental y picor ocular. Anoche, cuando Amapola me dijo que a ella últimamente también se le resecan mucho las lentillas, tuve la constatación irrefutable de que nos echan cosas en el aire. Todavía no sé quién, ni por qué razón, pero está clarísimo que nos usan de cobayas para probar vete tú a saber qué productos químicos. Quizás sean las mismas toxinas que están afectando los cerebros de esa gran mayoría de población zombie yonki de los Sillyphone. Seguiré investigando al respecto, y cuando avance en mis pesquisas os lo haré saber, tranquilos. 
Tengo que admitir una cosa: soy un impostor. Me hago pasar por mí mismo. Sí, lo sé, no debería. Ya sé que es algo demodé, y es normal que desconfiéis de mi por ello. Y sé que tendría que ser más normal, y hacer ver en las redes sociales que soy súper enrollado, divertido, dinámico, activo… que no paro de divertirme a tope en mil y una fiestas con gente súperguay, que estoy de viaje aquí y allá, y, por supuesto, poner fotos de mis pies tumbado en una playa paradisíaca. Pero ya no me sale. De hecho, me importa una mierda dónde vayáis de vacaciones o que anoche estuvieráis de fiesta no sé dónde. Si lo quiero saber, ya os lo preguntaré cuando nos veamos compartiendo una cerveza. Pero no necesito todo este catálogo de teletubbismo exhibicionista invadiendo mi casa a través del portátil. Es como un anuncio de Marina d’Or mezclado con otro de Colgate. Qué maravilla de vidas, la leche. El otro día me planteaba empezar a poner fotos de mis deposiciones o imágenes de mi basura; o actualizar mi estado con un “me aburro como una ostra y me quiero cortar las venas” (por cierto, ¿por qué las ostras se aburren tanto?), o un “¿por qué mierdas no consigo encontrar alojamiento para irme a tal sitio?”. 
Hay quien dice que los preparativos son lo mejor de un viaje, pero supongo que debe ser la misma gente afectada por las toxinas de los yonkis Sillyphone. Adoro viajar, pero odio el momento de tener que montarme un viaje. Encontrar billetes lo puedo llegar a soportar, pero el tema alojamiento me supera: primero, porqué no tengo ni idea de dónde está tal hotel/albergue/hostal/B&B respecto a los atractivos de una ciudad que no he visitado en mi vida. Segundo, porqué siempre tienes la duda de si no estarás pagando demasiado por un cuchitril que en las fotos de internet parece el Palacio de Buckingham y en la realidad acaba siendo el camarote de los Hermanos Marx (por cierto, ayer hizo 36 años de la muerte del DIOS Groucho). Y tercero, y más importante, porqué NUNCA hay habitaciones disponibles para las fechas en que tú quieres ir; como mucho, tienes habitación para la primera noche, pero la segunda te tienes que cambiar a una triple, la tercera y la cuarta tienes que cambiar de hotel, y la quinta si quieres puedes volver a la habitación de la primera noche. Joder! Que además de escuelas y hospitales, la otra gran carencia de la sociedad contemporánea son habitaciones de hotel/albergue/hostal/B&B!! Luego quizás intente volver a ponerme con el tema, pero estoy a un tris de abandonar y dejarlo para septiembre, que habrá menos gente, más habitaciones disponibles, y encima será más barato. A veces parece que estés obligado a irte de viaje en vacaciones (bueno, sí: para llenar el facebook de fotos de pies y fiestas, claro…). Y total, alguna ventaja tienen que tener mis horarios-salmón (de hecho, gracias a ellos he hecho 4 viajes en los últimos 3 meses). The Perks Of Being A Salmon…
…y empieza a preocuparme esta mala costumbre de escribir de tardes. Bueno, también es cuestión de ritmo natural de vida estos días. Una de las cosas por las que más adoro les Festes de diSoRderLand es el caos que comportan; un poco como el Primavera Sound: anoche quedé con L de Lesbiana y 2 amigos comunes; al llegar, había más conocidos a los que hacía tiempo que no veía; cuando acabó el primer concierto, nos fuimos a ver a los Tiki Phantoms; de camino, el azar me regala un encuentro The Hits con Amapola (a la que por la tarde había pensado en llamar hoy o mañana, reclamando su presencia); al acabar, de bajada, me encuentro a otro cómplice de fechorías nocturnas del barrio y amigos suyos con los que había coincidido; unos pasos más allá, con otro conocido por amigos comunes; L de Lesbiana me presenta a dos colegas suyos, y al llegar a otra plaza, a su compañera de piso griega que va con gente pasadísima de vueltas y bailando loquísimos; y cuando la fiesta acaba allí y ella se va a dormir, vuelvo a buscar a Amapola y acabamos rememorando noches bailongas en una discoteca del barrio junto a una amiga suya y al chico del sushi de la calle de abajo de mi casa. Tumbos, caos, azar, giros de guión, incertezas… joder, qué vivo me hace sentir todo eso! Es como estar dentro de ‘On The Road’, aunque sea sin carreteras de por medio, y cambiando el be-bop por ‘Paquito el Chocolatero’…
…y acabo por hoy, que quizás me baje un ratito a la playa a hacer el perro. O quizás no, que yo soy muy de improvisar y cambiar planes de un minuto a otro, y que lo que hace un momento veía claro ahora me dé pereza. Cosas de este ritmo de vida lento y despreocupado tan vacacional. El otro día tenía que hacer ensalada de pasta para 14, para una cena en una terracita el sábado noche, y sobró tanta que llevo comiendo y cenando ensalada de pasta desde entonces: 6 comidas/cenas seguidas, y todavía me queda para 3 o 4 más. Y eso que anoche les llevé una fiambrera grande a mis padres, para que no tuvieran que cocinar al volver a casa de vacaciones (sí, soy así de encantador, aunque no lo ponga en facebook. De hecho, soy tan adorable que os regalo este link para que escuchéis entero el nuevo disco de Franz Ferdinand). Hay quien dice que tengo un problema para calcular raciones, pero cualquier mente avispada sabe que el problema real es que la gente come como pajaritos…

JuSt LoOKiN’…

Publicado: agosto 18, 2013 en Uncategorized
Estos días, si paseas por diSoRdErLand, ten cuidado: no vayas a toparte con seres monstruosos; a ahogarte en océanos subacuáticos; a flotar en la gravedad cero; a perderte entre cifras y letras; a caer en las malvadas garras de la esclavitud digital; a ser víctima de embrujos; a empacharte de dulces irresistibles; a caer en tentaciones animales; a estrellarte con el coche mientras te hipnotizan seres mitológicos; a despertar rodeado de seres del más allá… incluso a ver corruptos entre rejas!! La mejor demostración de que estos días, si paseas por diSoRdErLand, en sus calles, en sus conciertos, en sus bailes, en sus cenas en azoteas privilegiadas… todo, absolutamente todo, es posible; y lo mejor es que depende sólo de ti…

…fijaos si todo es posible estos días, que hasta uno puede recordar, 5 años después, de que existe el twitter dEsoRdeNado… 
*D.E.P. Jon Brookes, batería de los Charlatans

cALma pRe-buLLiCiO

Publicado: agosto 14, 2013 en Uncategorized
La noche antes del inicio de Festes siempre es bueno reposar. Y también irse a dormir tarde, para empezar a acostumbrar el cuerpo (aunque el cuerpo esté bastante acostumbrado a eso). Pero hoy me costará, porqué me duele la cabeza y no tengo muchas ganas de seguir despierto. Cosas del enganchoso bochorno de estos días. Maldita humedad. Espero que acabe ya el aburrimiento de estos últimos días de gente fuera y planes en solitario. Me gusta la soledad, pero no como única opción. A mi parte asocial ya le está bien no tener que quedar con nadie, pero mi parte sociable reclama algo en compañía. La clave siempre está en poder elegir, que es lo que nos hace más o menos libres. Yo, más que libre, me estoy sintiendo solo estos días. Supongo que esto acabará mañana mismo, con el inicio de las fiestas, pero cuando llegan vacaciones se me repite esta sensación últimamente. Quizás improvise algún viaje de última hora, aunque me está dando pereza ponerme a buscar. Anoche también me dio pereza ponerme a  hablar con la moderna gafapasta que se puso a bailar a mi lado en el concierto de Alabama Shakes. Para mi, si no me dicen nada es que no quieren nada; y si quería algo, que me hubiera entrado ella. Pocas cosas soporto menos que el aburguesamiento estúpido de muchas chicas que no salen de los malditos roles chico-chica de siempre. El concierto estuvo cojonudo, aunque algún conocido me decía al final que no le había gustado. Es curioso lo diferente que puede ser la percepcion entre dos personas que acaban de ver exactamente lo mismo. Bueno, seguramente no hay dos personas que vean exactamente lo mismo, porqué todos estamos influídos por un montón de cosas: gusto personal, filias y fobias de cada uno, experiencias pasadas, espíritu más o menos crítico, actitud frente a la vida… pero bueno, volviendo a mi percepción personal, me encantó el bolo, musicalmente, y por la actitud y la voz de la cantante Britanny Howard (y los caretos tan expresivos que ponía al cantar sintiendo las letras hasta bien adentro): seguramente, una anti-estrella del rock, por estética y estereotipos sociales; pero, como en su día Beth Ditto, ayer demostró que lo importante en la vida es la actitud, y no las fachadas por las que tantos se guían. Incluso hubo un momento, en mi favorita ‘Boys & Girls’, en que hizo CALLAR COMPLETAMENTE al público (sí, había muchísimo público guiri, todo hay que decirlo), y trajo la MAGIA a la sala. Maravilloso…
Me tocó muchísimo las narices la gilipollas del Apolo Store: aprovechando el concierto, fui a buscar un carnet que hace meses que tenía pendiente ir a recoger. Pero cuando acabó de atender a un chico que estaba delante mío, se fue aunque me había visto esperando. Le llamé con el típico ‘perdona’ (una expresión ciertamente estúpida, porqué aquí si alguien tenía que pedir perdón era ella, no yo). Me miró e hizo un amago de volver, pero se puso de cháchara con otra gente, y me puso tan de mala hostia que me ignorase así, que me largué. Hay que ser subnormal. Lo que me toca las narices es que por su puta culpa y el efecto mariposa, la noche acabó en tragedia: al volver a casa, abrí todas las ventanas para ventilar y estar más fresquito, y me entró un bicho volando. Y con todo el ajetreo de matarlo, me llevé por delante el cable del disco duro externo, que se fue detrás al suelo. Siguió funcionando, pero al abrirlo hoy, hacía un ruido raro y el ordenador ya no me lo reconocía. He ido a la tienda donde me lo compré, y tras una primera inspección, me han dicho que lo deberían llevar al laboratorio, pero que parece cosa de no-sé-qué-aguja, y que me podría costar entre 200 y 300 euros arreglarlo. El 90% de la información de ese disco duro la tengo copiada en otro de seguridad, pero lo que más me jode es que tenía vinculada mi biblioteca de Itunes a ese disco duro, y ahora hay un montón de discos que no puedo abrir. Y ya me veo cambiando la ubicación de casi 15.000 canciones, una por una. Un maldito trabajo de chinos que no habría sido necesario si la gilipollas aquella del Apolo hubiera hecho su trabajo como es debido. Si esto me pasa y es cosa del karma, ningún problema, acepto la culpa. Pero me toca mucho las narices que esa subnormal que me cambió la noche pueda estar ahora haciendo vida normal tan tranquila sin saber lo que ha provocado.
A todo esto, aprovechando la tarifa plana que me hice en un cine cerca de casa (30 eurillos al año, todas las pelis que quieras; llevo 3 en 3 semanas, lo cual es una buena media para amortizar sobradamente el carnet), hoy he visto una que me ha sorprendido gratamente: ‘Sightseers’ (aquí traducida como ‘Turistas’). Podríamos decir que es una peli de ‘amor negro’, y sólo os diré que sus protagonistas hacen cosas que mi parte más misántropa desearía hacer varias veces al día. Recomendable para pasar un buen rato dejando rienda suelta a nuestra parte más oscura y cruel…

iO e VOi

Publicado: agosto 12, 2013 en Uncategorized
Mi primer día de vacaciones ha servido para resituarme, empezar a repintar mis paredes, poner fichas en el tablero, tirar los dados y esperar a ver qué sale, como un ejercicio de ‘fill in the gaps’. Hay quien se acojona ante el azar, y hay quien se entrega a él, como queriendo decirle al mundo: “no le busquéis un sentido a todo esto, porqué no lo tiene”. Pobrecitos, los que miran a la vida desde un punto de vista racional. Ése es un fail casi tan grande como el de los obsesos del sentido común (presente!)… si el mundo estuviera habitado por seres inteligentes, ir al cine no implicaría correr el riesgo de morir de hipotermia, o de acabar entre rejas por intento de homicidio a parlanchines y palomiteros que no tienen suficiente masa cerebral como para entender que una sala de cine no es el salón de su casa. Me ha gustado ‘Io e Te’, y le he encontrado similitudes con mi adorada ‘The Dreamers’ en la que descubrí a la musa Eva. De hecho, la protagonista es un perfil de chica del mismo estilo (ergo, me gusta, aunque sin llegar a los niveles orgásmicos de mrs. Green). Ya tengo 4 planes y medio para Festes, que siempre es un buen momento de reencontrarte con gente a la que aleja la cotidianidad y los grilletes del reloj y el calendario. El sábado noche, La Chavala de La Peca me ha invitado a una cena que monta cada año  en su casa para las fiestas, y hoy he ido a comprar los ingredientes para mi humilde aportación culinaria al evento. Les Festes empiezan el jueves, y diSoRderLand hace días que es un bullicio de gente preparándolo todo para maravillar a los cientos de miles de visitantes (hace años que se supera el millón), con este orgullo que tanto nos caracteriza. Hoy he ido a correr, y parece que la pierna y la cadera responden bastante bien, aunque todavía no estén al 100%. Y aunque 4 meses de inactividad se notan bastante, he recuperado esa sensación de bienestar y liberación que te da el ejercicio, aunque de momento haya sido algo muy breve. Mi idea sería ir 3-4 días a la semana, para ir recuperando fondo, y la próxima meta será el contacto con el balón, pero tampoco quiero precipitarme. Piano piano, como Adriano Celentano. Mañana voy a ver a los Alabama Shakes, y hace días que no puedo parar de escuchar su discazo del año pasado. 
Y cada vez me doy más cuenta de que me estoy volviendo un yonqui de las complicidades; y quizás sea por eso que no logro estandarizar mis relaciones, porqué implicarían renunciar a nuevas complicidades y ese excitante periodo inicial en que todo es nuevo y estimulante. Quizás esté condenado a convertirme en un coleccionista de inicios, con todas las grandes emociones y frustraciones que eso conlleva. Porqué la mayoría de veces ni tan siquiera hay bruscos finales, sino que todo se difumina como por arte de magia, o por ausencia de ella. A veces me gustaría ser capaz de conservar más y mejor mis ‘conquistas’ (en cuanto a intercambio de energías y empatías), y todo lo que reportan a la salud anímica y mental. Pero supongo que hace ya mucho tiempo que llegué a la conclusión de que no vale la pena luchar por alguien que no luche por ti, porqué de lo que se trata es de armonizar dos almas independientes y encontrar puntos comunes, y no que una se convierta en dependiente de la otra. Volviendo a la frase del otro día, quizás sea exigente porqué creo que lo merezco, aún asumiendo todos mis (muchos) defectos. Y no es cosa de ‘mejores’ o ‘peores’, sino de ‘adecuados’, que encajen y armonicen con fluidez y naturalidad. Supongo que eso debe existir, aunque cueste tanto de encontrar. Y mira que odio las utopías, pero a veces soy el primer capullo que caigo en ellas como un cerdo revolcándose en su propia mierda. Nada que no arregle una buena ducha escuchando ‘Flor de Pasión’…

hERoeS

Publicado: agosto 9, 2013 en Uncategorized

Hay días en que uno escucha el disco preciso o descubre la película adecuada, y parece reconciliarse con el mundo…

EgO dAyS

Publicado: agosto 8, 2013 en Uncategorized

Está siendo una semana extraña y algo misántropa, involuntariamente. Bueno, hoy no; hoy he decidido con total premeditación un Ego-día, cansado de planes que se tuercen y actitudes que no entiendo. Desde el que no sale con la excusa de que se ha olvidado (cuando habías quedado una hora antes), a quien te deja a media conversación cuando te interesas por su nuevo trabajo tras meses de espera para encontrar uno, a quien tarda 2 días en contestarte a una propuesta y te deja sin margen de encontrar un plan alternativo para aprovechar tus noches libres, o a las subnormales de las lolitas francesas que siguen sin entender que, por muy de vacaciones que estén, las 2 de la mañana no son horas de estar gritando y riendo como una gallina. Yo soy el primer despistado que tengo mil y un lapsus, pero hay cosas que nunca podré entender. Nos estamos agilipollando a niveles que seguramente nunca antes el ser humano había alcanzado. Se nos está secando el cerebro a base de estupidez digital y unas relaciones sociales basadas en lo superficial, lo vanidoso, lo fugaz y fragmentado, lo exhibicionista… aparenta, aparenta, aunque luego tengas una vida interior de mierda y una vida exterior patética. Otra característica de esta nueva sociedad es la aparición de una nueva tribu urbana: los Houdini. Gente que aparece y desaparece como por arte de magia, sin explicación ni motivo aparente. Ahora estoy, Flis-Flas-Flus, ahora no estoy! Ooooohhhhh! -exclama la audiencia, ante tal exhibición de escapismo. Planes hablados antes, u otros que tenías en mente, se esfuman en un plis-plas, y se te quitan las ganas de hacer otros nuevos. Y quizás la culpa siga siendo mía, por insistir -cabezota como soy- y querer aplicar el sentido común para gestionar y entender mis relaciones con los demás. Realmente es una manera de afrontarlo muy estúpida, cuando vamos todos a nuestra puta bola. Y yo el primero. Seguramente, de manera inconsciente, debo ser el primero que actúo como un gilipollas egoísta a ojos de otros sin darme cuenta. Y si eso pasa, sintiéndome bastante bien conmigo mismo como me siento (siempre hay cosas que se pueden mejorar, pero en comparación a años atrás, estoy súper en paz conmigo mismo), eso me da que pensar que no hay solución posible: somos seres realmente insoportables, y no hay convivencia en armonía factible. A ver, por suerte hace muchos años que dejé de creer en el ser humano, pero todavía seguía dándole el beneficio de la duda a algunas personas. Y quizás la única solución sea acentuar el individualismo por convicción, hasta convertirlo en egoísmo extremo, aunque no sea la manera más deseable de ir por la vida. Pero es la que triunfa. Y aquí, ‘o te adaptas o se te comen los tiburones’ parece ser la máxima para sobrevivir. Necesito vacaciones de una vez, y no sólo para huir del trabajo. Necesito improvisar algún plan, necesito caras nuevas, y también montarme algún viaje yo sólo, bien lejos, y sin nadie más a quien soportar. Necesito que paren las putas molestias en las muelas. Necesito desfogarme jugando a fútbol. Necesito hacer reset, y necesito hacerlo ya…

…y a todo esto, sigo sin entender cómo es posible que no hubiera descubierto todavía este discazo…